Colección Especiales

La ciudad solitaria

Aventuras en el arte de estar solo

Olivia Laing

Traducción de Catalina Martínez Muñoz

¿Qué significa estar solo? ¿Cómo vivimos si no estamos íntimamente comprometidos con otro ser humano? ¿Cómo nos conectamos con otras personas? ¿La tecnología nos acerca más o nos aísla detrás de las pantallas? Cuando Olivia Laing se mudó a Nueva York, a los treinta y tantos años, se encontró habitando la soledad diariamente. Cada vez más fascinada por esta «vergonzosa» experiencia, comenzó a explorar la ciudad solitaria a través del arte. Moviéndose fluidamente entre las obras y las vidas de algunos de los artistas más atractivos de la ciudad (Edward Hopper, Andy Warhol, David Wojnarowicz), Laing ofrece una investigación eléctrica y deslumbrante sobre lo que significa estar solo, iluminando no solo las causas de la soledad, sino también cómo puede resistirse y redimirse.

Humano, provocativo y conmovedor, este libro nos habla sobre los espacios entre las personas y las cosas que las unen, acerca de la sexualidad, la mortalidad y las posibilidades mágicas del arte. La ciudad solitaria es un deslumbrante trabajo de biografía, memorándum y crítica cultural y una celebración de un estado extraño y encantador, alejado del continente más grande de la experiencia humana, pero intrínseco al mismo acto de estar vivo.

Ficha técnica

ISBN: 978-84-947407-0-1 PVP: 18,75 € 288 páginas Tamaño: 14x22 cm Encuad: Rústica con solapas Portada en alta calidad

Olivia Laing

Reino Unido, 1977
Escritora y crítica literaria ampliamente aclamada, Laing ha sido editora de las páginas de cultura de The Observer, escribe regularmente para The Guardian, New Statesman y The Times Literary Supplement, entre otros medios. Ha recibido la beca MacDowell, y también becas del Arts Council y del Author’s Foundation. Es la escritora Eccles en Residencia en la B...

Leer más »

En la prensa

De mis soledades vengo Elvira Lindo (El País) » 15.09.2017
«Laing nos muestra la soledad, sus consecuencias y su complicada y hermosa relación con el arte» New York Times