s.XV

Americo Vespucio

Zweig desentierra en esta obra los motivos por los cuales Américo Vespucio dio su nombre a un continente recién descubierto, una historia de altibajos y errores que se convierten en verdades. Vespucio no era un mentiroso o un estafador; no pretendió ser un gran filósofo ni buscó la gloria de dar su nombre

Florencia insurgente

Las páginas que recorren esta historia de Florencia durante la baja Edad Media estan dedicadas a la creciente y «lamentable» corrupción que experimentó la ciudad y como su maligna influencia encontró caldo de cultivo, estranguló una libertad nacida de entre las ruinas del Imperio Romano en base a una virtúd que libró y defendió a Italia