Nagasaki

Nagasaki. La vida después de la guerra nuclear

Los relatos históricos suelen pecar de frialdad, dan mucha información pero rara vez transmiten al lector la sensación de cómo vivieron sus protagonistas determinadas experiencias. ¿Cómo pudo vivirse el hecho atroz de que una bomba atómica estallara a unos cientos metros de ti y seguir vivo? En japonés existe un término para designar a los

Invisibles en una ciudad invisible

Por extraño que parezca, no se había publicado hasta ahora un libro sobre lo vivido en la segunda ciudad japonesa objeto de un bombardeo atómico. Con Hiroshima –golpeada tres días antes, el 6 de agosto de 1945– como emblema del ataque, Nagasaki siempre ha quedado de algún modo en segundo plano. Tampoco se habían divulgado

Escribir después de la bomba atómica

El pasado mes de agosto se cumplían setenta y dos años del bombardeo de Hiroshima y Nagasaki. La literatura en torno a aquel horror es abundante. He aquí una serie de títulos para saber todo sobre lo que nunca debió suceder. Una luz brillante, indescriptible, un resplandor intenso, un fogonazo, un relámpago que desgarró el

Nagasaki

La explosión destruyó las fábricas, las tiendas y los hogares y mató a 74.000 personas mientras que hería a otras 75.000. Las dos bombas atómicas señalaron el final de una guerra global, pero para las decenas de miles de supervivientes fue el comienzo de una nueva vida marcada con el estigma de ser hibakusha (afectados