Mala sangre

Hablemos de dinero (y del periodismo de investigación). El ‘caso Theranos’ y la caída de Elizabeth Holmes

Todo empieza y termina en Elizabeth Anne Holmes (Washington, 1984), descendiente por parte de padre de los Fleischmann, una de las familias más ricas de los Estados Unidos a comienzos del siglo XX. Su tatarabuelo, Christian Holmes, creó el Hospital General de Cincinnati. Así, Elizabeth heredó genes empresariales y médicos. Lo que va a ser

La mala sangre de Elizabeth Holmes

Desde principios del siglo XXI, nos cuentan que los emprendedores de Internet son las nuevas estrellas del rock. Y sí, a veces se trata de visionarios con mensajes aleccionadores (y vidas trepidantes). Pero sus hazañas también pueden llevar advertencias, avisos negativos. La de Elizabeth Holmes es ahora mismo la gran Historia Ejemplar del entorno digital. Supera

La investigación sobre Theranos o cómo el periodismo puede salvar vidas

El periodista John Carreyrou, del Wall Street Journal, denuncia en un libro las falsedades y el fraude que se escondían tras la empresa Theranos, en una investigación que puede haber salvado vidas de personas que confiaban su salud a las analíticas de sangre que supuestamente se hacían con una tecnología punta. Carreyrou ha recogido su

La joven promesa de Silicon Valley que engañó a todo el mundo con sus análisis de sangre

De estar en la cima a caer en picado. Eso es lo que le pasó a Elizabeth Holmes, una joven entonces veinteañera que apuntaba ser la gran esperanza de Silicon Valley. No es la primera ni la última persona cuya vida profesional se vuelve una montaña rusa en cuestión de semanas. El problema aquí es que esta

Theranos: cómo una joven emprendedora engañó a decenas de ricos con su “iPhone de la sangre”

Elizabeth Holmes idolatra a Steve Jobs. Cuando su empresa aún no llenaba portadas de prensa, en el armario de esta joven emprendedora ya había 150 jerséis negros de cuello vuelto que le permitían no pensar demasiado en qué ponerse cada día y centrar todos sus esfuerzos en trabajar. Para mantenerse despierta comía granos de café

El gigantesco fraude de Silicon Valley

Capitán Swing publica en castellano ‘Bad Blood’, el trabajo del periodista del ‘Wall Street Journal’ John Carreyrou que destapa la increíble estafa de Elizabeth Holmes, bautizada como la nueva Steve Jobs de la supuesta revolución sanitaria digital, que será llevada al cine. La historia de Elizabeth Holmes es más asombrosa que Matrix, pero rigurosamente cierta. El

Pobre niña rica: así cayó la abeja reina de los emprendedores

Durante una exitosa ronda de financiación de 32 millones de dólares, un director financiero detecta horrorizado que el aparato estrella de su compañía —que realiza análisis de sangre— podría ser un timo. “El Theranos 1.0 era en realidad una especie de juego de azar. Unas veces podía obtener un resultado y otras no… La imagen

Mala sangre

En 2014, la fundadora y directora general de Theranos, Elizabeth Holmes, era considerada como la nueva Steve Jobs: una brillante alumna que abandonó Stanford, cuya mágica nueva empresa prometía revolucionar la industria médica con una máquina, el Edison, que haría las pruebas de sangre significativamente más rápidas y fáciles. Respaldada por inversionistas como Larry Ellison