Los osos que bailan

La triste historia de los últimos osos bailarines

Hay libros que te llenan de una profunda y extraña melancolía mientras te conducen por recovecos inesperados y extravagantes de la historia. En Los osos que bailan (Capitán Swing, 2019), el periodista y escritor polaco Witold Szablowski (Ostrów Mazowiecka, 1980) nos lleva a seguir con él, hasta Bulgaria, el rastro de los últimos de esos animales amaestrados

“Vivir en libertad resulta más complicado de lo que parece”

En 2012 el periodista polaco Witold Szablowski decidió realizar un experimento. Durante al menos doce meses, tanto él como su familia regresarían a la Polonia de la década de los ochenta para vivir en una especie de cápsula del tiempo. «Intentamos comer la misma comida de entonces, conducir el mismo coche, un Fiat 126p diminuto, y dejamos

Los osos nostálgicos de la URSS: “Lo que obtuvimos no fue libertad, fue capitalismo”

A principios de los 2000, todavía quedaban osos bailarines en Europa. Eran osos obligados a bailar sobre sus dos patas traseras al son de una tonadilla para delicia y sorpresa de turistas y transeúntes. En el proceso de entrenamiento, se les perforaba la nariz, la parte más sensible del animal, para colocarles un anillo de metal que

Witold Szabłowski presenta ‘Los osos que bailan’ en Madrid

Durante cientos de años, los gitanos búlgaros entrenaron osos para bailar, integrándoles en sus familias y llevándolos de gira por carretera para actuar. A principios de la década de 2000, con la caída del comunismo, se vieron obligados a liberar a los osos en un refugio de vida silvestre. Pero incluso hoy, cuando los osos

Historias reales de gente que añora vivir bajo la tiranía

El periodista polaco Witold Szabłowski reúne en este libro crónicas sobre diversos países de la órbita exsoviética para mostrarnos cómo viven sus ciudadanos tras las caídas de las dictaduras. La primera parte del libro está dedicada a un programa de rescate de osos usados por los gitanos búlgaros para ganarse la vida haciéndoles bailar. Siguiendo

Cuando la democracia terminó con el baile

El periodista polaco Witold Szablowski (Ostrów Mazowiecka, 1980) aún recuerda con nitidez aquel día de 1989 en el que todo se transformó. Hasta entonces, dice, había crecido un país en el que “no había plátanos en los supermercados ni ropas de colores en las tiendas”. Pero eso cambió de un día para otro. Cayó el muro

La danza de la libertad

En Kosovo solo hay una central eléctrica pero sus habitantes se quejan de que no hay día en el que no se corte la luz durante unas horas. El problema no es sencillo de resolver. En la antigua Yugoslavia no se pagaba la luz y, por lo tanto, la gente no está educada para ello.

Danzad, danzad, malditos

Aunque muchas personas podrían sostener que consideran la libertad como el bien supremo, suelen optar en la práctica por la seguridad. Admitir que se prefiere el confort al riesgo, lo conocido a lo desconocido, la rutina a la aventura y la dependencia a la responsabilidad personal tiene algo de vergonzoso, lo cual explica por qué

Los osos que bailan

Durante cientos de años, los gitanos búlgaros entrenaron osos para que bailaran, integrándolos en sus familias y llevándolos de gira por las carreteras. A principios de este siglo, con la caída del comunismo, se vieron obligados a liberarlos en un refugio de vida silvestre. Pero incluso hoy, cuando los osos ven a un humano, todavía