La muerte del artista

La difícil yincana de vivir del arte en la era digital

En La muerte del artista (Capitan Swing, 2021), el ensayista y crítico norteamericano William Deresiewicz analiza a lo largo de más de 400 páginas cómo se ganan la vida los artistas en el siglo XXI. Frente a laperspectiva tecnológica ultraoptimista, advierte sobre cómo la economía digital amenaza la calidad de vida y el trabajo de los creadores. 17/06/2021 – 

Sin dinero no hay poesía

Por muy grande que sea la obra de un artista, de unescritor, de un músico, siempre será más grande su boca que pide alimento y más intenso elaullido de su cuerpo que pide una casa. El crítico estadounidense William Deresiewicz acaba depublicar un brillante ensayo titulado La muerte del artista, en donde se recoge una

William Deresiewicz: “Los artistas se adaptarán para seguir trabajando seriamente”

-Dígame, ¿qué es exactamente lo que están matando las grandes tecnológicas en el mundo del arte? -Yo diría que están matando la posibilidad de ser un determinado tipo de artista. Antes de la llegada de estas compañías, económicamente hablando, los artistas, por supuesto, ya tenían dificultades para sacar adelante su vida. Sin embargo, antes de

“Las obras NFT son una burbuja especulativa que enriquecerá a unos pocos afortunados”

La economía digital ha transformado el trabajo de los artistas. La música, la escritura y las artes visuales que sustentan las sociedades están, todavía hoy, buscando la fórmula mágica que les permita florecer al mismo tiempo que ser rentables. Porque hablar de la producción cultural en la era de Internet, aunque a veces no se

Para evitar esa tontería del “arte gratis”

FERNANDO CASTRO FLÓREZ Una de las expresio- nes más lamenta- bles que podemos escuchar en los andurriales de la cultura es «por amor al arte», como si los artistas fueran una combinación extraña del idio- ta, aquel que nació en una cuna de oro y el obsesivo que prefie- re convertirse en un esclavo de

Por qué el arte es, en el fondo, una cuestión de dinero (y por qué los artistas podrían desaparecer)

El camino más corto hacia el fracaso suele ser el arte. Uno se sienta a escribir, a pintar, a hacer música, a grabar algo con su cámara, y lo más probable es que nadie le haga caso, y que por tanto no gane un duro, o tan solo cuatro, que es mucho peor: Twitter está

¿Están los artistas en peligro de extinción?

i hubiera que destacar una de las muchas afirmaciones descorazonadoras que realiza William Deresiewicz en «La muerte del artista. Cómo los creadores luchan por sobrevivir en la era de los billonarios y la tecnología», la elegida no sería otra que «se les pide que trabajen a cambio de nada de manera sistemática; se trata de

William Deresiewicz: “El gran problema para los artistas de hoy es Internet”

«Siempre ha sido difícil ser artista, pero hay cosas difíciles y otras más difíciles aún». Así empieza un ensayo que advierte, entre muchas otras cosas, sobre cómo la economía digital amenaza la vida y el trabajo de músicos, escritores u otros de las artes visuales. Donde antes solo había museos, galerías, lienzos o salas de

«El dinero es lo último en lo que la gente quiere pensar cuando se trata de arte

En el último año todos hemos visto el mismo chiste, desde la portada del New Yorker hasta un meme que te manda tu madre. Una persona aparece en su casa frente al ordenador conectada a una videoconferencia; está bien peinada, lleva una bonita camisa y detrás tiene la estantería ordenada y limpia, pero alrededor, fuera

La muerte del artista

Una advertencia sobre cómo la economía digital amenaza la vida y el trabajo de los artistas: la música, la escritura y las artes visuales que sustentan nuestras almas y sociedades. Se escuchan dos relatos sobre ganarse la vida como artista en la era digital. Uno surge de Silicon Valley: «Nunca ha habido un mejor momento