La Casta

La casta o todo por la pasta

El dirigente de Podemos Íñigo Errejón admite que la utilización del término casta “para caracterizar el envilecimiento de la política profesional” comenzó probablemente con el libro de dos periodistas italianos, Sergio Rizzo y Gian A. Stella: La Casta. De cómo los políticos se volvieron intocables (Capitan Swing). Su publicación en 2007 supuso una auténtica conmoción

Italia, el paraíso de la Casta (fragmento del libro)

La llana comunidad montañesa de Palegiano es única en el mundo: no tiene cuestas arriba, no tiene cuestas abajo y se recorta a 39 (treinta y nueve) metros sobre el nivel del mar. Con un pico, en los límites del terreno municipal, que domina, himalayo, a una altura de 89 metros. Esto es, 12 metros

Corazón loco

Con la descriptible llamarada europea de Podemos, se desencadenó una ventolera que contribuía al mismo incendio que anunciaba: hordas de coletudos marxistas, bolivarianos y revolucionarios iban a asaltar el palacio de invierno de nuestras libertades, iban a teñir el cielo y las aguas de rojo y nos iban a conducir a húmedas mazmorras. Cuando las

La casta explicada a los niños

Si algún día alguien se anima a producir una musical llamado La Casta, no se olvide de incluir en la trama al pueblo siciliano de Roccafiorita, en Catania, donde tienen “un alcalde, un teniente alcalde, dos asesores efectivos, dos asesores no consejeros, un presidente del consejo municipal y 11 concejales”. ¿Población de Roccafiorita? 254 habitantes.

La Casta

¿Qué futuro tiene un país en el que un consejero regional de Abruzzo gana más que el gobernador de California? ¿En el que el Quirinale cuesta el cuádruple que Buckingham Palace, el presidente del Parlamento hace submarinismo en aguas prohibidas, y el primer ministro va a su spa favorito en un helicóptero de Protección Civil?