Antisocial

“Más de la mitad de los cargos electos republicanos están a favor de derrocar la voluntad de los votantes”

Hay que tener agallas para meterse realmente en el mundo de la extrema derecha. Un trabajo, por otro lado, necesario para entender cómo piensa y cómo actúa una de las principales amenazas de nuestras democracias. Hay quien se infiltra en las chats de los supremacistas blancos y los identitarios, como la investigadora Julia Ebner, autora

Trump y el paradigma de las redes como refugio de los “antisociales”

Millones de personas usan a diario las redes sociales desde y en las que se difunden otros tantos mensajes, muchas veces inocentes, pero otras cargados de un muy peligroso contenido que puede servir incluso para movilizar a una turba de ultraderechistas para que asalten el Capitolio de los EEUU. Este es el mensaje de fondo

¿Es demasiado tarde para impedir que la ultraderecha siga infiltrándose en tu teléfono móvil?

No importa que seas Batman. Hay cosas del mundo real, fuera de tu lujosa mansión, de tu privilegiada ciudad, que no conoces. Motivaciones que se te escapan. Enemigos que no se comportan como aquellos otros a los que has perseguido y sometido. Su mayordomo los conoce mejor, porque sirvió como soldado en Birmania en la

Odiar es divertido: de la libertad de expresión en Internet

“Cambiar cómo hablamos es cambiar cómo somos”. Esta es la visión de muchos activistas en las redes sociales, cualquiera que sea su ideología, empeñados en alimentar las guerras culturales para construir su propio relato, alternativo al dominante. Al menos así lo describe el periodista Andrew Marantz, redactor de la revista The New Yorker, tótem de la

La ‘bulocracia’ se impone en las redes: así triunfan troles, mentirosos y fanáticos

“Una mentira puede haber recorrido la mitad del mundo mientras la verdad está poniéndose los zapatos”. Esta frase del pastor bautista inglés Charles Spurgeon ya debía de ser buena allá en el XIX. Pero es imposible, totalmente imposible, que Spurgeon supiera lo buena que iba a acabar siendo ya bien metidos en el siglo XXI.

Andrew Marantz: “El asalto de los ultras al Congreso no será lo último que suceda”

“Esto no puede pasar aquí”. Durante años, Estados Unidos repitió un dogma que, según el periodista Andrew Marantz, le llevó a ignorar cómo la propaganda vertida por grupúsculos más radicales de internet catapultó la presidencia de Donald Trump y culminó, el pasado 6 de enero, en el asalto al Congreso por parte de grupos supremacistas y conspiranoicos. Marantz, reportero del ‘The New Yorker‘, dedicó tres años

Andrew Marantz: “Twitter creó el monstruo de Trump y ahora se desentiende”

Andrew Marantz es judío, vive en Brooklyn y para colmo escribe en The New Yorker, lo más clásico entre el periodismo clásico. El lector se tira las 500 páginas de Antisocial (Capitán Swing) temiendo que alguien le rompa sus gafas de intelectual (salen indemnes). El reino de las mentiras “Eliminar la cuenta de Trump es importante,

Conspiranoicos, supremacistas y troles: así es la radicalización online de la extrema derecha

Algo quebró en el asalto al Capitolio de Washington, y no nos referimos a las puertas y ventanas maltrechas tras la embestida trumpista. Algo que difícilmente encontrará repuesto. Aquella utopía imprecisa que nos vendieron los niños prodigio de Silicon Valley −”conectar gente”, “acercar a unos y otros”, “hacer del mundo un lugar mejor”, “convertir internet en una plaza pública”−

Un periodista infiltrado en las cloacas de internet: “Las redes sociales sacan lo peor de todos nosotros”

Andrew Marantz tiene 36 años, es pelirrojo, judío, nació en Nueva York, vive en Brooklyn, usa gafas de pasta de diseño, apostaríamos que votó a Biden, es escritor y periodista y trabaja en la revista The New Yorker. Tiene el perfil idóneo para no salir vivo de cualquier reunión de fanáticos de Donald Trump en lo

Andrew Marantz: “Los trols de extrema derecha se escudan en la censura como un pretexto para conseguir lo que quieren”

Trump es historia, pero la parte de Estados Unidos que trabajó muy duro en las redes para hacerle presidente “no desaparecerá con él”, avisa Andrew Marantz, autor de Antisocial, la extrema derecha y la ‘libertad de expresión’ en Internet (Capitán Swing). Esa parte, que ha pasado años construyendo una realidad adulterada y extrema en el terreno virtual

Antisocial

Una crónica profundamente inmersiva de cómo los empresarios de Silicon Valley se propusieron crear un internet libre y democrático y cómo los cínicos propagandistas de la extrema derecha explotaron esa libertad para impulsar sus fanatismos en la masa social. Marantz explora dos mundos: el de los emprendedores de las redes sociales, que con ingenuidad y