10º Aniversario
¡El capitán cumple diez años!
descúbrelo

El controvertido ensayo de Gøtzsche saca a la luz cómo se mueve el mundo de las vacunas

Por La Razón  ·  09.01.2021

Las vacunas se han convertido en otro campo de batalla. No es de extrañar. Los gobiernos han fallado y mentido ante la epidemia actual. Recordemos las declaraciones de Fernando Simón sobre el uso de las mascarillas o la inexistencia de la comisión de expertos. Esto genera una desconfianza que, precisamente, alienta el negacionismo y el movimiento antivacunas que tanto se trata de combatir por otro lado. Además, algunas autoridades políticas han aprovechado la oportunidad que ofrece esta coyuntura para podar la democracia y entrar en una deriva totalitaria.


Es sensato desconfiar de cualquier Gobierno, pero dentro de la racionalidad para no acabar siendo un paranoico

A este conjunto añadimos un tercer motivo y no menos importante que todo lo anterior: el historial de la industria farmaceútica. Gotzsche lo explica muy bien en este libro, «Vacunas. Verdades, mentiras y controversia»: el negocio está en la rapidez de fabricación, por lo que muchas veces se prioriza el marketing frente a los ensayos clínicos. Al mismo tiempo, dice el autor, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las juntas de salud nacionales se basan en estudios patrocinados por las mismas farmacéuticas. Estos negocios cuentan, además, con la predisposición del político de turno en el poder que ansía la fotografía y la medalla. Dos aspectos por los que son capaces de pagar muchos millones.

Eso, precisamente, fue lo que ocurrió en el pasado, como muchos recordarán con el pánico desatado con la gripe A y, por ejemplo, el escándalo del medicamento «Tamiflu». Varios años después, en 2014, se publicaron en «BMJ Evidence-Based Medicine» los resultados de la investigación de la organización Cochrane demostrando la ineficacia de dicho fármaco. «Vendieron humo», aseguraron entonces, mientras los gobiernos pagaron miles de millones de euros.

No obstante, la inmunización resulta uno de los métodos más eficaces para erradicar las epidemias, entre otras, la del sarampión, pero, claro, esto lleva su tiempo y también sus protocolos. Las vacunas contra la Covid-19 han sido aprobadas con mucha rapidez. Sus pruebas van a ser casi a tiempo real en la población, pero es justo eso lo que tienen el pánico y la política. Las prisas por tener la vacuna para combatir el coronavirus que ha puesto en jaque el mundo, tanto entre las farmacéuticas como en los políticos, han dejado pendientes y en el aire muchas contradicciones que hay que resolver.


El negocio está en la rapidez de fabricación, por lo que muchas veces se prioriza el marketing frente a los ensayos clínicos

Millones de personas mueren cada año de paludismo, tuberculosis y otras infecciones. Cada día fallecen en nuestro país unas 300 personas por cáncer, lo que supone unas 110.000 al año, según datos de febrero de 2020. La prevención y la promoción de la vida saludable evitaría unas 55.000 muertes anuales, atendiendo a un estudio de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). El Estado español concede menos recursos a la investigación del cáncer que la AECC, que cada año aporta quince millones de euros. De hecho, Amancio Ortega donó 310 millones en 2019 a la sanidad pública española, con la crítica absurda de Podemos, y supuso que los equipos de radioterapia avanzada para el tratamiento del cáncer se hayan multiplicado por tres en los hospitales públicos y se beneficien más de 100.000 personas.

Por otro lado, los datos del INE arrojan una media de más de diez fallecimientos al día por suicidio en España, confirmándose como la primera causa de muerte externa en nuestro país. Son más de 3.500 al año. Diez personas se suicidan al día, el doble de las que mueren por accidentes de tráfico. Hay campañas para conducir mejor, noticias sobre accidentes, pero nada contra el suicidio y ni una noticia sobre un suicidado. Y se ha dado más publicidad a la ley de eutanasia que a la importancia de la vida. A nivel global son unos 800.000 suicidas al año, tantos como los que han muerto como consecuencia de la Covid-19. No hay hospitales estrella para las personas psicológicamente vulnerables ni un plan decente de prevención y tratamiento. Ningún político quiere hacerse una foto en un psiquiátrico. Quizá ese sea el problema, la mezcla de salud y electoralismo.https://8737bbb1557beda2c9660232b2980db2.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

  • «Vacunas. Verdades, mentiras y controversia» (Capitán Swing), de Peter C. Gøtzsche. 290 páginas, 18,50 euros.

UN BOTIQUÍN MORAL

Por Toni MontesinosLa sobremedicación, el poder de las compañías farmacéuticas, los medicamentos cuya función es la contraria a la que predican, son asuntos en los que ha incursionado este científico y gran divulgador, el danés Peter Gøtzsche. Gracias a libros como este podremos conocer la importancia de la vacuna de la viruela, que anteriormente había matado a quinientos millones de personas. Ya lo dijo el protagonista de «Medianoche en París», una suerte de viajero en el tiempo que desde la actualidad viajaba a la época de la Belle Époque y en algún momento dado afirmaba que no viviría en esos años al no existir todavía los analgésicos. Lo importante en este contexto, empero, y más allá de la lógica evidencia de que la vacunación ha traído salud y una esperanza de vida sin igual a lo largo de la historia, es el hecho de que Gøtzsche, como dice en el prólogo Francisco Salmerón, responsable de vacunas de la Agencia del Medicamento durante veinticinco años, pone en todo ello un enfoque realista. Lo hace analizando la dimensión comercial ligada a este mundillo que a veces se aleja de la verdad objetiva.En otro prólogo, Enrique Gavilán, que publicó hace poco «Cuando ya no puedes más», un libro que cuenta el desgaste de un médico de atención primaria, subraya acertadamente que los principales problemas de la sociedad actual son el exceso de información y el miedo. Dos asuntos estrechamente ligados que volúmenes como el de Gøtzsche ayudan a combatir, reforzando la idea de que no es absurdo estar a favor o en contra de las vacunas, sino que simplemente muchas son necesarias, otras prescindibles y en otras existen ciertas dudas razonables, y que incluso su efecto y recomendación varía según las circunstancias de cada persona o población. Un trabajo para poner en nuestro botiquín moral.▲ Lo mejor: Que el autor danés pone en todos los temas que trata aquí un enfoque realista▼ Lo peor: Tal vez al lector no le guste que el autor le exhorte a tomar decisiones por si eso le genera más dudas

Ver artículo original