Trump, Leviatán y la patada de un fascista

El Periódico » 13.12.2016

comparte:

‘POLÍTICA MORAL’

No pienses (solo) en Donald Trump

El lingüista norteamericano George Lakoff escribió en 1996 un libro, ‘Política moral’, que preparaba el camino a ‘No pienses en un elefante’, el ensayo que popularizó en el campo de la política y la comunicación la idea de los marcos mentales. Lakoff, que parte del concepto del pensamiento metafórico para explicar decisiones sin aparente sustento racional, publica ahora una versión actualizada de su libro (‘Política moral. Cómo piensan progresistas y conservadores’, Capitán Swing) para explicar al lector progresista fenómenos como el Tea Party, el rechazo a las políticas contra el cambio climático o la oposición a la reforma sanitaria de Obama. Tras el conservadurismo identifica un marco moral en el ámbito familiar, el del Padre Estricto (frente al del Progenitor Atento de los progresistas). Finalizado hace un año, escrito inicialmente para explicar la victoria republicana en las legislativas de 1994, resulta profético para entender la victoria de Trump. “A los conservadores les gusta dar a entender que los liberales no los entienden. Que no lo captan. Y tienen razón”, dice Lakoff. No es la economía, estúpido, viene a decir. Su esfuerzo para entender no tiene nada que ver con justificar o compartir los principios que regirán EEUU durante los próximos cuatro años. Y la lectura del epilogo incorporado en el 2016 (un repaso a los valores conservadores) ofrece motivos para inquietarse: ‘el Orden Moral limita la libertad’; ‘Dios por encima del Ser Humano’; ‘Los Seres Humanos por encima de la Naturaleza’; ‘Los Ricos por encima de los Pobres (caso especial: los Empleadores por encima de los Empleados); ‘los Adultos encima de los Niños’; ‘la Cultura Occidental por encima de la Cultura No Occidental’; ‘nuestra Nación por encima del Resto de las Naciones’; ‘Los Hombres por encima de las Mujeres’; ‘los Heterosexuales por encima de los Homosexuales’; ‘los Cristianos por encima de los No Cristianos’;

‘EL DESPERTAR DEL LEVIATÁN’

Para anticiparse a ‘The Expanse’

En el 2011, Daniel Abraham y Ty Frank, colaboradores habituales de George R. R. Martin, publicaron con el seudónimo James S. A. Corey ‘El despertar del Leviatán’ (traducido ahora en Nova), una novela a la que han seguido otras tres y que ha sido llevada a la pantalla, con el título de ‘The Expanse’, por el canal temático Scyfy. Con aprobación crítica y convertido en una serie de culto entre los seguidores del género, pero con un coste sideral y audiencias modestas, el acuerdo con Netflix parece que va a impulsar su segunda temporada, programada para febrero del 2017. Para quien ya se haya asomado ‘The expanse’, el primer volumen de la serie va más allá de lo contado en los 10 capítulos ya emitidos y permite profundizar en una trama compleja: un ‘thriller’ con conspiraciones políticas interplanetarias, un detective chandleriano y la posible destrucción de la humanidad a cargo de un agente biológico desconocido (bien, para los televidentes, no para los lectores de la novela) en un sistema solar ya colonizado, desde un marte terraformado a los asteroides y satélites de los planetas exteriores convertidos en explotaciones mineras.

‘MIS MOMENTOS’

Biografía a retazos de Andrea Camilleri

Andrea Camilleri empezó a publicar de forma masiva después de jubilarse tras toda una carrera teatral, que transcurrió principalmente, pero no de forma exclusiva, en el departamento de dramáticos de la RAI. Casi toda su vida, pues, es desconocida para el lector español de las novelas protagonizadas por el comisario Salvo Montalbano o de sus relatos en la Sicilia recién incorporada a Italia o encuadrada en el régimen fascista. Ese Camilleri teatral, y también el niño siciliano al que un campesino, el Zù Minicu, le contaba cuentos que de viejo convertiría en novelas, el adolescente desengañado del fascismo (después de escuchar al líder de las juventudes nazis, Baldur Von Schirach, y de que un ministro de Mussolini le patease la entrepierna) y el joven comunista al que un oficial británico le hizo el favor de alejarlo del punto de mira de la mafia, son los protagonistas de este libro de recuerdos. Unas memorias fragmentarias construidas a través de 32 instantes compartidos con personajes de primera fila que funcionan como pequeños relatos, o atisbos de la experiencia gozosa de escuchar al nonagenario escritor explicar batallitas. Aunque el diminutivo se le quede pequeño a un paseo con Benedetto Croce, una pelea sin reconciliación posible con un Pier Paolo Pasolini días antes de su asesinato, un comentario sobre recuerdos reprimidos a Primo Levi que deja helado a Camilleri y al lector…

Autor del artículo: Ernest Alós