¿Qué está leyendo Manuela Carmena en el metro?

El País Tentaciones » 21.05.2015

Ahora Madrid, la fusión de Ganemos Madrid y Podemos Madrid, se fundó como ‘partido de emergencia’ para poder hacer frente al bipartidismo. En Islandia, el Partido Mejor también nació como una respuesta urgente ante la caída de los bancos. La ‘pequeña diferencia’ es que no iban en serio. Pero la gente se lo creyó.

Ayer, una foto de Manuela Carmena se hizo viral en las redes por demostrar, de nuevo, la normalidad de una líder política. Algo a lo que estamos poco acostumbrados. Aparece en el Metro de Madrid leyendo un libro. Un zoom y una mirada atenta permiten apreciar que se trata de De cómo me convertí en alcalde y cambié el mundo, editado recientemente por Capitán Swing; el relato autobiográfico de Jón Gnarr, líder del Partido Mejor y alcalde de Reikiavik hasta 2014. Un anarquista contrario a la violencia, que se confiesa partidario de aplicar el Surrealismo a la vida cotidiana y que, predicando con el ejemplo, demostró que el absurdo (aparente) es a veces la mejor alternativa: Gnarr era (y es) un afamado cómico en su país al que tomaron tan en serio que acabó dirigiendo la ciudad más importante de Islandia. La cosa, más o menos, sucedió así:

Se inventó un personaje para un programa de la tele, un político “que era una mezcla entre Tony Blair, Groucho Marx y un vendedor de coches estadounidense”. La historia fue a más. Se sacó de la manga el Partido Mejor y creó una página en Facebook en la que mezclaba surrealismo y temas sociales. “De repente, los artículos causaron sensación y resultó que los medios de comunicación empezaron a hablar sobre mí y quisieron entrevistarme. Así pues, fui a la Agencia Tributaria y registré el Partido Mejor como asociación sin ánimo de lucro. En eso consiste la solicitud para fundar un partido político. En total, se tarda una hora y cuesta cinco mil coronas, o unos treinta euros”, explica en el texto.

En su programa lucha por la igualdad de género, mejora (mucha) de los servicios sociales y transparencia, tareas que cumplió en gran medida. Y una misión por encima del resto: “una vez que el humor se haya impuesto como rasgo característico relevante y universalmente reconocido, los habitantes de esta Tierra se llevarán mejor unos con otros”.

No sabemos si la foto de Carmena fue tomada o no de forma espontánea. En cualquier caso, esa es su lectura de metro. Sacad vuestras conclusiones.

Leticia García