Política moral. Cómo piensan progresistas y conservadores

El Cultural - El Mundo » 19.08.2017

comparte:

George Lakoff (Berkeley,1941) cabalga sobre una tesis que, además de darle un dineral a base de conferencias, se ha convertido en un postulado capaz de mover pasiones en cualquier lugar en el que interese la familia y la política. Las medidas políticas que forman la agenda de los Gobiernos, afirma, están condicionadas por la visión moral de sus miembros. Tanto la izquierda como la derecha orientan sus decisiones más en función de sus valores morales que de intereses económicos. Para el electorado vale la misma regla.

En España el fenómeno Lakoff llegó en 2007 de un modo insólito. De pronto, una editorial universitaria lanzaba un libro que se convertía en un best seller. En poco más de seis meses la editorial de la Universidad Complutense sacaba la edición y tres reimpresiones del libro de Lakoff, No pienses en un elefante. (El elefante es el símbolo norteamericano del Partido Republicano). Con No pienses en un elefante los intelectuales al servicio del PSOE y aledaños se vinieron arriba. Era lo que necesitaban para afirmar su superioridad sobre el PP. Aunque quizá fuera un regalo envenenado. En uno de sus artículos en La Vanguardia, Enric Juliana dejó esta perlita: “El PSOE comenzó a perderse el día que José Andrés Torres Mora regaló a todos los miembros de la ejecutiva socialista el libro de Lakoff”. Y quizá, también este declive comenzó el día que el libro circuló en el núcleo de jóvenes que formateó el 15M y Podemos.

George Lakoff es catedrático de Ciencia Cognitiva y Lingüística en la Universidad de California en Berkeley. Su densa labor académica se diversificó hacia la progresía izquierdista en mitad del fragor de la campaña para la elección presidencial de 1994. Para apoyar al Partido Demócrata, Lakoff se parapetó en su zona de confort: ciencia cognitiva y lingüística. Buscó además una perspectiva de gran originalidad: el estudio de los valores familiares de demócratas y republicanos. Así mismo, indagó las consecuencias de estas opciones en la vida cotidiana y el voto político.

El resultado de todo este trabajo es Política moral, un volumen de corte académico publicado en 1996. (Su exitoso No pienses en un elefante es de 2004). Política moral pone de relieve que la política estadounidense se mueve en torno a dos cosmovisiones distintas. Dos sistemas conceptuales derivados de dos tipos de familias que corresponden a dos “marcos” de percepción diferenciados por sus valores y sus prácticas morales.

“Padre Estricto” y “Progenitor Atento” son las etiquetas de ambos modelos. El primero parte de creer en la vida como dificultad y en el mundo como lugar peligroso. “Padre Estricto” considera que ejercer la autoridad es moral, tanto como recompensar la obediencia. El Partido Republicano, los conservadores en general, y el presidente Reagan en concreto serían la consecuencia de dichas pautas de crianza y de la consecuente visión autoritaria del mundo. El segundo sistema moral, “Progenitor Atento”, conlleva un sello femenino. Los progenitores comparten las responsabilidades del hogar y la crianza de unos niños educados para ser capaces de cuidar de sí mismos y de los demás. El Partido Demócrata y la izquierda progresista serían la derivada de esta otra visión, más moral, de estar en el mundo.

Poner el acento en el marco familiar y en sus consecuencias como hace Lakoff es brillante aunque peque de unifactorial. No lo es tanto su análisis del discurso político. Desde que Klemperer publicase La lengua del Tercer Reich en 1975, las ciencias sociales han avanzado en el análisis textual. Por otro lado, también en 1975, publica Erving Goffman Frame Analysis (CIS, 2006) dejando claro el significado del concepto marco. En todo caso, conviene señalar el esfuerzo de Lakoff tratando de urbanizar el territorio de la ciencia cognitiva. En esto coincide con Richard E. Nisbett (1941), autor de Mindware (Debate, 2016), un libro que desde su salida el pasado año en Estados Unidos está causando un fuerte impacto porque proporciona un amplio despliegue de herramientas para que podamos pensar mejor las relaciones humanas. Al igual que Lakoff, la pretensión de Nisbett es hacer más accesible la mente humana y comportamiento social. Bienvenidos sean.

Autor del artículo: Bernabé Sarabia