Los diez libros que debes leer antes de primavera

ABC » 11.02.2013

comparte:

 

Victor Serge era algo así como un revolucionario «profesional». Estuviera donde estuviera, pensaba en cambiar el mundo. Anarquista de origen belga, colaboró con la Revolución Bolchevique y fue un gran admirador de Lenin. Pero con la llegada de Stalin, Serge, vinculado también al izquierdismo trotskista cayó en desgracia. Fue probablemente el primer intelectual en criticar el estalinismo, y ello le valió la cárcel y que sus parientes no fueron tan afortunados: su hermana, su suegra, su cuñada y dos de sus cuñados murieron en prisión. Consiguió escapar gracias a las presiones internacionales y vertió aquellos años de terror en una de las novelas más escalofriantes del siglo XX, «El caso Tuláyev», que ahora recupera la editorial Capitán Swing, con prólogo de Susan Sontag. Una historia de víctimas y verdugos, la crónica de un estado policial y la fotografía de la dantesca experiencia de la más siniestra maquinaria de represión que haya dado la historia del ser humano, pero en la que no falta el humanismo de este hombre y escritor que le tiró de los bigotes con valentía inusitada a Papá Stalin.