Robin Yassin-Kassab y Leila al Shami: “Nos encaminamos hacia la partición de Siria”

El Nacional Cataluña » 11.06.2017

Robin Yassin-Kassab y Leila al Shami son coautores de un libro que quiere ofrecer una visión alternativa de la situación siria: País en llamas. Los sirios en la revolución y en la guerra (ed. Capitán Swing, con traducción de Begoña Valle). Robin Yassin-Kassab nació en Londres y se ha convertido en un periodista experto en el conflicto de Oriente Medio. Leila al Shami es una bloguera británico-siria que ha trabajado en el ámbito de los derechos humanos en Siria. Han pasado por Barcelona para presentar su libro, y aceptan que El Nacional les haga una entrevista. Ahora bien, Leila en el Shami no permite que le hagan fotografías con las que se le pueda identificar.

Leila, no podemos fotografiar su rostro. ¿Por qué?
Por razones de seguridad. Si me identificaran eso podría ser peligroso. La situación de mi país es muy complicada.

Usted fue colaboradora de la reportera y bloguera siria Razan Zaitune. ¿Qué le pasó?
Antes de la revolución habíamos colaborado a menudo: yo tenía mucho contacto con Razan Zaitune. Pero en diciembre de 2013 la secuestraron, y desde entonces no hemos tenido ninguna noticia más de ella. Ella se había opuesto a todo tipo de autoritarismo, y no sólo al régimen de El Asad, y es posible que fuera secuestrada por gente de la zona donde trabajaba, quizás del grupo Jaish al Islam.

Presentáis este libro como una visión alternativa a la que dan los medios de comunicación de masas sobre el conflicto de Iraq y Siria. ¿En qué es diferente al discurso mayoritario?RY-K hay dos cosas que lo hacen diferente. En primer lugar, se refiere ampliamente al contexto de lo que ha pasado y de lo que pasa en Siria, a nivel histórico, político, social y cultural. Tiene una visión globalizadora que pocos libros en inglés tienen. Hay libros muy buenos sobre Siria, pero a menudo están centrados en un solo aspecto. El segundo elemento que hace este libro diferente es que hemos entrevistado a muchos sirios de organizaciones de base, que son los que están haciendo las cosas sobre el terreno. Y eso es especial, porque la mayoría de los periodistas no han sido capaces de explicar acertadamente lo que pasa en Siria. Creen que conocen bien Oriente Medio y por eso no piensan que sea necesario preguntar a nadie. Y eso pasa porque se basan en presunciones que son falsas: o creen que esto es una confrontación entre laicismo e Islam, o entre islam radical o moderado, o un enfrentamiento étnico… Y eso es falso. Nosotros, por el contrario, hemos intentado explicar la historia de los sirios a partir de lo que nos han explicado los sirios de la calle.

¿Que tenía de especial el régimen de Hafiz el Asad que le permitió dar mucha estabilidad al país hasta las primaveras árabes?

RY-K Todos los regímenes funcionan con un equilibrio entre el consentimiento de la población y el uso de la fuerza. Cuando el padre de El Asad subió al poder, dio algunas ayudas a ciertos sectores de la población, como los alauitas u otros grupos minoritarios, que pudieron empezar a trabajar para el ejército y los servicios de seguridad, pudieron ir a la universidad… Y los campesinos fueron beneficiados por la construcción de infraestructuras y la creación de servicios básicos: educación, sanidad… De esta forma El Asad consiguió una cierta base social. Pero su régimen también estaba basado en el miedo. En 1982 hubo una revuelta en la población de Hama y las fuerzas de seguridad mataron entre 20.000 y 40.000 personas. La gente durante mucho tiempo mantuvo el recuerdo de este horror. Y eso duró hasta el 2011, cuando la gente empezó a estar harta de este padecimiento, de las desigualdades económicas y de la represión política y por eso empezaron las protestas.

En el 2011 estalla la primavera árabe en Siria, pero no triunfa. ¿Qué falla?

RY-K En primer lugar está el problema del sectarismo. El Asad ha sido capaz de aprovechar la oposición entre unos y otros grupos sirios para convertir Siria en un lugar de combate entre sectas, bajo el principio de “Divide y vencerás”. Y la presencia de al-Qaeda y del Daesh le ha ido perfecta. El problema es que los países que se han involucrado en el conflicto sirio lo han entendido como una lucha contra el terror, no como una lucha por la democracia. Y al fin, ha acabado siendo una lucha contra la gente de Siria. Por eso el 50% de la población ya no está en el país. Y eso se puede ver, por ejemplo, en Homs. Las fuerzas leales al régimen tomaron la localidad d’Homs, pero la población de Homs ya no está allí, han huido… La revolución empezó como un movimiento en que la gente quería destruir a El Asad, y ha acabado siendo un movimiento en que El Asad ha destruido a la gente.

¿Consideran, pues, que la primavera árabe fue un fracaso, en Siria?

LaS Las revueltas no triunfaron, pero a pesar de todo no se puede considerar que la revolución siria haya sido un fracaso completo, porque hay algunas notas positivas, como la presencia de consejos locales democráticos, la aparición de diarios independientes o la existencia de millones de sirios que creen en la democracia, aunque estén fuera del país. Si algún día tienen ocasión de volver a Siria, seguirán luchando por la democracia.

Si El Asad todavía está en el poder es gracias al apoyo decidido de Irán y de Rusia. Pero, a pesar de todo, la dictadura aguanta…

RY-K El Asad ha sido muy inteligente ante las revueltas políticas. El régimen de El Asad se ha aguantado en los últimos años gracias a dos cosas. En primer lugar se ha visto reforzado por el sectarismo. El Asad ha traído a extremistas chiíes que se dedican a defenderlo, y eso ha provocado la respuesta de los suníes. Y como estos extremistas se han visto reforzados, eso ha fomentado el miedo de los cristianos y otros grupo minoritarios, como los alauíes, que ante el ascenso del extremismo han acabado dando apoyo al régimen. El segundo motivo por el que El Asad todavía está en el poder es gracias al apoyo decidido de Irán y Rusia. Cuando el ejército de El Asad conquistó Alepo, a finales de 2016, lo hizo con un 80% de los soldados de origen extranjero. Hacia 2015, antes de que empezaran los bombardeos rusos, El Asad había perdido el control del 80% del territorio sirio. El Asad sólo ha conseguido recuperar posiciones gracias al apoyo de Rusia e Irán.

¿Además de Irán y Rusia, qué papel juegan los otros países involucrados al conflicto?

LaS Hay muchos países que participan en el conflicto sirio a diferentes niveles. Y todos tienen sus propios intereses, en función de los cuales se mueven. El conflicto sirio se ha escapado de las manos de los sirios, como se puede ver a las negociaciones fracasadas entre Rusia y Turquía, donde no se ha llegado en ningún acuerdo. Muchos de los países que están involucrados en el conflicto no apoyan realmente a la gente que está en la calle. Los países occidentales no han hecho nada para desmantelar al régimen de El Asad. Los turcos usan el conflicto sirio básicamente para luchar contra los kurdos, que es lo que más les interesa y no derrocar a El Asad. Estados Unidos quiere luchar contra Estado Islámico, pero no contra El Asad (excepto en los últimos ataques ordenados por Trump). Además, los ataques aéreos utilizados por las potencias implicadas en el conflicto suelen matar a muchos civiles y eso no les importa. En realidad lo que hacen los países implicados en la guerra de Siria es atacar los síntomas del conflicto, y no sus causas. Los países del Golfo, que dicen que están a favor de los grupos opositores a El Asad sólo ayudan a la oposición cuando su proyecto no desestabiliza a sus propios países, y paralelamente, contribuyen al crecimiento del sectarismo en Siria.

¿El conflicto de Qatar con algunos países árabes, tendría alguna relación con el conflicto sirio?

RY-K Sólo parcialmente. Lo que pasa en Qatar es el resultado de la reciente visita de Trump a Arabia Saudí. El resto de países del Golfo culpabilizan en Qatar, y le acusan de estar en tratos con grupos terroristas islamistas, como el Frente Al-Nusra. Es verdad que Qatar colabora con estos grupos, y también es cierto que a los sirios les hubiera ido mejor si nadie hubiera ayudado a estos grupos terroristas. El comportamiento de Qatar no ha sido limpio. Pero por otra parte Arabia Saudí exige a Qatar que expulse de su territorio a todos los miembros de Hamás y de los Hermanos Musulmanes, que son grupos que a mí no me gustan, pero que han ganado elecciones de forma democrática. Qatar tendría que tener el derecho de negociar con grupos islámicos si han llegado al poder mediante una elección democrática, como es el caso de los Hermanos Musulmanes. Por eso el enfrentamiento entre Arabia Saudí y Qatar es muy desafortunado. Lo que tendría que hacer Donald Trump es defender a los grupos que apuestan por la democracia en el mundo árabe: es la única solución.

No parecen simpatizar mucho con la situación política de la Rojava, el territorio administrado de facto por el Comité Supremo Kurdo…

LaS Hemos sido muy críticos con el Partido de la Unión Democrática (PYD) y con el control que ejerce este partido nacionalista kurdo sobre la Rojava. La revolución siria fue una revolución iniciada en nombre de la democracia y el pluralismo, desde sus inicios, y la actuación del PYD tiene unas características autoritarias: ha hecho detenciones masivas, ha arrestado a opositores kurdos a su partido, no deja actuar en algunos grupos políticos en su territorio… Y eso nos parece muy criticable. Sin embargo el PYD ha hecho cosas positivas en la zona. Por ejemplo, con respecto a los derechos de las mujeres: en la Rojava hay muchas en cargos de poder; por otra parte, la gente participa en nivel local en la toma de decisiones. Pero a nivel global el PYD tiene una visión vertical: de arriba hacia abajo.

¿Qué apoyo internacional tiene el PYD?

RY-K Los americanos han dado el apoyo al PYD para que recuperen parte del territorio que estaba en manos del Daesh, pero los rusos también dan apoyo al PYD para que se enfrenten al Ejército Libre Sirio, un grupo democrático que se opone a El Asad. Algunas ciudades que habían tenido su consejo democrático, con representación de kurdos y árabes antes de caer bajo el control de Estado Islámico, fueron recuperadas por el PYD, pero este no permitió que se reconstituyera el consejo democrático local. Estoy a favor de la autodeterminación de todos los sirios. Estoy a favor de que los kurdos decidan quién quieren que los gobierne, pero el PYD podría llevar a un nuevo conflicto étnico, especialmente en aquellas zonas que controlan y donde los kurdos no son mayoría.

Más de la mitad de los sirios ya están fuera de sus casas. ¿Qué futuro espera al país?

LaS Hasta que no paren de caer bombas, el país continuará en un caos constante. Todavía hay gente comprometida en los valores de la revolución, pero su prioridad es sobrevivir. El país está completamente destruido. Muchos de los habitantes de Siria viven en países de todo el mundo. Seguirán luchando por la democracia, pero tendrían que volver a un país seguro para poder hacer alguna cosa. Y eso ahora no es posible.

RY-K Creo que se está encaminando hacia la partición de Siria. En el valle del Ghab se está construyendo un muro para separar las zonas revolucionarias y las zonas controladas por el régimen. Parece que se está planteando el reparto del país en diferentes áreas: una bajo la influencia de Turquía, otra controlada por los Estados Unidos, y otra dependiente de Rusia e Irán. Eso sería una gran desgracia para Siria. Los sirios son capaces de llevar adelante una democracia nacional, pero se está desmantelando su país.