15MpaRato: “La batalla del ‘caso Bankia’ se ganará en el relato”

InfoLibre » 15.05.2017

comparte:

Es bien sabido que, en la mayoría de las ocasiones, la claridad narrativa brilla por su ausencia en textos judiciales, administrativos o documentos bancarios. Tampoco ayuda la inmediatez que demanda normalmente el periodismo cuando se tratan causas judiciales tan complejas como la del caso Bankia, en la que se investiga por corrupción y fraude a la cúpula directiva (hasta principios de 2012) de esta entidad financiera. Esta razón, la de contar esta historia de una manera coloquial y hacerlo, además, de una forma lineal, atando todos los cabos, es una de las que han llevado a dos integrantes del colectivo 15MpaRato, Simona Levi y Sergio Salgado, a plasmar las bambalinas del caso en una obra de teatro (Hazte banquero) que ahora presentan ampliada en formato libro.

“Nosotros consideramos que los correos de [Miguel] Blesa explican cómo se ha construido la crisis”, cuenta Simona Levi, directora de teatro, artista multidisciplinar y coautora de Votar y cobrar. Al buzón de filtraciones de Xnet –grupo de ciberactivistas en el que están integrados ambos autores- llegaron de manera anónima los 8.000 e-mails enviados o recibidos por el que fuera presidente de Caja Madrid hasta 2010 y que revelarían el escándalo de las tarjetas black. Las primeras informaciones sobre esta correspondencia salieron a la luz en exclusiva en infoLibre en noviembre de 2013, semanas antes de que lo hicieran en otros medios.

15MpaRato está personada como acusación popular en dos de las tres piezas del caso Bankia (tarjetas black, las preferentes y la salida a Bolsa de la entidad). “La información que ha aparecido en los medios de comunicación, a excepción de infoLibre, se concentra en la noticia rápida y en el titular, lo que ha provocado que, en el caso de los correos de Blesa, se dé una lógica muy fragmentada”, explica Salgado. A lo que habría que añadirle el morbo que provocó todo lo relacionado con la vida de lujo de los consejeros (designados por el PP, el PSOE, IU, los sindicatos CC OO y UGT, y por la CEOE): noches en suites a 1.100 euros, 3.000 euros por elefante abatido en cacerías (con un límite de cinco por cazador), botellas de vino que superan los 700 euros.

Pero más allá del lujo, los correos del que fuera compañero de José María Aznar en el Cuerpo de Inspectores de Hacienda desvelaron aspectos tan espinosos como que el propio Blesa sabía en 2006 que los preferentistas no recuperarían el 100% del dinero invertido. O el correo del ministro de Economía, Luis de Guindos, a la sazón responsable de Lehman Brothers en España y Portugal, mostrando su interés por colaborar con Bankia en la “posible emisión de preferentes”.
Portada libro Votar y robar Por eso, insisten en la necesidad de que sean dos miembros de 15MpaRato, la plataforma ciudadana que impulsó el caso en la Audiencia Nacional gracias a una campaña de micromecenazgo, quienes cuenten cómo se cocinó todo el proceso. “Resulta muy importante que la historia la cuenten quienes están detrás. En los últimos años, la sociedad civil ha adquirido protagonismo en todo lo que ha sucedido en España, pero si los partidos políticos o los grandes medios de comunicación se apoderan del relato volveríamos al estado anterior”, dice Salgado. Ahí está la PAH o los ciudadanos y asociaciones que plantaron cara a los abusos de Ignacio González, expresidente de Madrid ahora encarcelado como presunto jefe de una “organización criminal”. “La batalla se ganará en la narrativa”, sentencia Levi.

Votar y cobrar. La impunidad como forma de gobierno, que edita el sello Capitán Swing, incluye una serie de manifiestos de Xnet y 15MpaRato, la obra de teatro –aderezada con gráficos y extractos de los correos– y una detallada cronología del caso. Entre peticiones de consejeros no satisfechos con los regalos o la velocidad que ha alcanzado el presidente del banco en su Ferrari, hay espacio para el humor. “Hay una parte muy divertida que nos gustaría fuese mérito nuestro, pero está redactada de puño y letra de los banqueros que se intercambiaron e-mails. Es un retrato costumbrista de la corrupción en España que pone de manifiesto que no son gigantes, sino personas y, en algunos casos, bastante chapuceras”. “Nosotros nos hemos leído los 8.000 correos de Blesa de pe a pa y ahí no había genios de las finanzas, sino que se dedicaban a las baratijas de dame el reloj o el dinero”.

España como cortijo

Y después de estudiar tanto a estos personajes, ¿cómo describirían la moral de los implicados? “Las personas malvadas, sea cual sea el mal que estén cometiendo, no se creen malvadas; sino que probablemente lo hagan porque lo justifican de alguna manera. Por lo tanto, yo creo que es normal y legítimo que todas esas personas pensasen que estaban operando bien, que siempre se había hecho así, y que la población del país era básicamente su cortijo extractivo”. “De hecho”, añade Levi, “les resulta sorprendente que cinco o seis pringados como nosotros vayan a decirles que no lo podían hacer”. “A nosotros, más allá de esa labor de psiquiatría forense, nos interesa que tiren de la manta y se acusen unos a otros”, completa Salgado.

El objetivo que se marcaron en este trabajo multidisciplinario, que probablemente llegue también al cine, como ya lo hizo la obra Ruz-Bárcenas, podría resultar una entelequia: construir una opinión pública libre, activa y que forje su propia historia. Ahí tocaron hueso. “Sentar en el banquillo a varias decenas de banqueros y políticos no es tan difícil como lograr que la opinión pública sepa que está al alcance de todo el mundo”, escriben en el preámbulo. Ahora, que la primera pieza, la de las tarjetas black, ya ha condenado con penas de entre tres meses y seis años de prisión a los 65 acusados del caso por un delito continuado de apropiación indebida entre 2003 y 2012, y que se encuentra recurrida ante el Tribunal Supremo, ¿creen que lo han conseguido? “Es una lucha constante. Nosotros decimos que el mal siempre triunfa y el bien avanza. Lo interesante es aportar para que las cosas vayan cambiando”, reflexiona Levi.

Mientras, la moraleja de todo el proceso, desde que 15MpaRato se constituyó en Barcelona en el primer aniversario de las manifestaciones de mayo de 2011, la ofrece Salgado: “La inmensa mayoría de la gente nos decía que éramos un colectivo muy simpático, pero que no íbamos a conseguir nada porque [Rodrigo] Rato era intocable. Hoy en día, Rato ha pasado a ser alguien que nadie quiere tocar ni sacarse una foto con él, porque mancha a todo el mundo. Nosotros nos hemos dado cuenta del poder que tiene la sociedad civil para decir que aquí no hay nadie intocable”.