Colección Especiales

Un fantasma en el sistema

Las aventuras del hacker más buscado del mundo

Kevin Mitnick & William L. Simon

Prefacio de Steve Wozniak Traducción de Silvia Moreno Parrado

Mitnick fue el hacker más escurridizo de la historia. Logró colarse en ordenadores y redes de las agencias y compañías más grandes del mundo, aparentemente impenetrables, como Motorola, Sun Microsystems o Pacific Bell. Para Kevin, hackear no iba solo de alcanzar avances tecnológicos: era un juego de confianza que requería burlar y confundir para acceder a información valiosa. Impulsado por un fuerte estímulo para lograr lo imposible, engañando a los empleados para obtener información privada y maniobrando a través de capas de seguridad, obtuvo acceso a datos que nadie podía ver. Cuando el FBI comenzó a acecharle, Kevin se dio a la fuga, en un juego de persecución cada vez más sofisticado, que le llevó a adoptar identidades falsas y muchos cambios de aspecto, a pasar temporadas en una gran cantidad de ciudades y a un enfrentamiento final con los federales, que no pararían hasta derribarlo. Una emocionante historia real de intriga, suspense e increíble evasión, y el retrato de un visionario cuya creatividad, habilidad y persistencia obligaron a las autoridades a replantearse la forma en que lo perseguían, inspirando cambios permanentes en el modo en que las personas y las empresas protegen su información más confidencial.

Ficha técnica

ISBN: 978-84-947408-2-4 PVP: 23 € 504 páginas Tamaño: 14x22 cm Encuad: Rústica con solapas Portada en alta calidad

Kevin Mitnick

Van Nuys (EE.UU.), 1963
Kevin Mitnick, alias «el Cóndor», es ahora consultor de seguridad. Además de haber servido de inspiración para la novela Takedown, sus hazañas lo llevaron a ser calificado como el hacker más famoso del mundo o, incluso, el más buscado por el FBI. Su carrera comenzó a los 16 años, cuando, obsesionado por las redes informáticas, consiguió colarse en el sistema administr...

Leer más »
«Mitnick se las arregla para que descifrar un código informático esté tan cargado de acción como robar un banco» National Public Radio