León Trotski

Bereslavka (Ucrania), 1879 - Coyoacán (México), 1940

Nació en una familia judía de labradores propietarios y estudió Derecho en la Universidad de Odessa. Participó desde joven en la oposición clandestina contra el régimen autocrático de los zares. Fue detenido varias veces y desterrado a Siberia, pero consiguió huir y se unió en Londres al que ya aparecía como jefe de la oposición socialdemócrata en el exilio: Lenin. Tras recorrer medio mundo, se trasladó a Rusia en cuanto estalló la revolución de febrero de 1917, que derrocó a Nicolás II. Puso su talento de organizador y agitador al servicio del Partido Bolchevique y fue elegido presidente del Sóviet de Petrogrado. Desempeñó un papel central en la conquista del poder por Lenin. Como primer comisario de Asuntos Exteriores de la Rusia bolchevique (1917-1918), negoció con los alemanes la Paz de Brest-Litovsk. Luego fue comisario de Guerra (1918-1925), cargo desde el cual organizó el Ejército Rojo en condiciones muy difíciles. Su labor fue, por tanto, crucial para la supervivencia del primer Estado comunista del mundo. Lenin le señaló como su sucesor antes de morir en 1924, pero Stalin, que contaba con fuertes apoyos en el aparato del partido, le impidió acceder al poder, lo expulsó del partido, lo deportó a Kazajistán y lo desterró del país. Trotski no cejó en su lucha revolucionaria, escribiendo desde el exilio en defensa de sus ideas. Stalin ordenó su asesinato a un agente soviético.