John Reed

Portland (EE.UU.), 1887 - Moscú (Rusia), 1920

Periodista estadounidense, Reed destacó por su ideología de izquierdas cercana a los movimientos revolucionarios de principios de siglo. Empezó a escribir para Masses, una revista que acababa de aparecer, editada por Max Eastman (el hermano de la feminista socialista Crystal Eastman). Masses era algo vivo, no el órgano oficial de un partido, sino un partido en sí mismo, con anarquistas y socialistas, artistas y escritores y rebeldes indefinibles, de todas clases, en sus páginas: Carl Sandburg y Amy Lowell, William Carlos Williams, Upton Sinclair. Y, del exterior, Bertrand Russell, Gorki, Picasso. Reed viajó a México y estuvo con Pancho Villa durante varios meses, experiencia que plasmó en su libro México insurgente. Más tarde, Reed siguió como periodista la Revolución rusa, asistiendo a los principales acontecimientos y entrevistando a sus principales líderes. Fruto de este viaje fue el libro Diez días que sacudieron al mundo. Tras ser acusado de espionaje en Estados Unidos, Reed huyó a la Unión Soviética. A los treinta y tres años, en el punto álgido de su aventura amorosa con su mujer y camarada Louise Bryant y con la idea de la revolución siempre en el pensamiento, John Reed falleció de tifus en un hospital de Moscú. Su cuerpo fue enterrado como un héroe cerca del muro del Kremlin, pero lo cierto es que su alma no pertenece a ninguna instancia, ni de aquí, ni de allá, ni de ninguna parte.